Love Me Do (Amame)

En Gran Bretaña, ‘Love Me Do’ fue el primer éxito de los Beatles y, como la imagen del grupo, era todo muy raro para una generación que había pasado los últimos dos o tres años escuchando un pop bastante insípido tocado por hombres de pelo corto y grandes sonrisas forzadas. Una de las primeras canciones escritas por Paul, la letra de “Love Me Do” era más básica imposible: la mayoría de las palabras consistían en una sola sílaba y “love” repitiéndose 21 veces. “Te amo por siempre así que por favor amame” era todo el mensaje. Lo que lo desviaba de las canciones románticas adolescentes de la época era ese toque gospel- blues al cantar, que era potenciado por la armónica y el cierre que sonaba levemente como un lamento, que armonizaba. (El gusto de John por el gospel se confirmó cuando él colocó en la lista de sus preferencias musicales al “R&B y gospel” en la revista New Musical Express del 15 de febrero de 1963). Durante 1962, la estrella norteamericana Bruce Channel había gozado de un hit británico con “Hey Baby” en el cual aparecía un solo de armónica del músico de sesión de Nashville, Delbert McClinton. John estaba impresionado por eso y cuando conoció a McClinton en junio del ’62 en el Tower Ballroom de New Brighton, donde los Beatles estaban tocando como soportes para Channel, le preguntó cómo la tocaba. “John estaba muy interesado en la armónica y, cuando seguimos tocando un par de fechas con los Beatles, él y yo andábamos mucho juntos”, dice McClinton. “Quería que le mostrara lo que pudiera. Quería saber cómo tocar. Antes de que se terminara la gira él ya tenía su armónica lista en el bolsillo”. Sólo tres meses después los Beatles grabaron “Love Me Do”, en el cual John incluyó un distintivo break de armónica. John continuó tocando armónica en los dos singles siguientes, “Please please me” y “From Me To You”, y en otros seis temas incluyendo “Little Child” (With The Beatles) y “I Should Have Known Better” (A Hard Day’s Night). La última vez que la utilizó en un disco fue en “I’m a loser” (Beatles for Sale), grabada en agosto de 1964.

Para esa época se había convertido, según él, en un truquito de los Beatles. “Love Me Do” estaba incluido en el primer EP (extended play, un disco de cuatro canciones) que contenía en su tapa notas escritas por Tony Barrow, un periodista de Lancashire que trabajaba en ese entonces como agente de prensa de los Beatles. Los comentarios de Barrow sobre los cuatro temas “”From Me To You”, “Thank you, Girl”, “Please, please me” y “Love Me Do”) eran llamativamente premonitorios: “Los cuatro temas de este EP han sido seleccionados del Cancionero de Lennon y McCartney. Si esa descripción suena un tanto pomposa tal vez permítanme sugerirles conservar esta tapa diez años, exhumarla de su colección en algún momento de 1973 y escribirme una carta muy descortés si la gente del pop de los setenta no están hablando al menos de dos de estos títulos como los ‘primeros ejemplos de los standards beats modernos sacados del Cancionero de Lennon y McCartney'” En 1967, cuando se creía que cada tema de los Beatles estaba empapada de significado y habían sido elevadas a la categoría de “voceros de una generación”, Paul le comentó a Alan Aldridge en una entrevista para el Observer: “‘Love Me Do’ fue nuestra canción más filosófica… para que sea simple y verdadera, significa que es increíblemente sencilla”.



Deja un comentario